miércoles, 27 de febrero de 2008

La foto

Me quedé mirándola, como envuelta en magia negra desgarradora. Björk no dejaba de susurrarme baladas, y yo no podía moverme de ahí. Volví a sentirlo, todo. Los personajes tomamos forma nuevamente, y la tercera dimensión nos aprisionó para sí. El aroma a piedra, y camino, como fresca su hierba... El sonido del silencio más aterrador... El color gris del humo de agua... El amargo y dulce sabor del encuentro... Y esa piel, plagada de arrugas de tiempo y de amor; ese pelo de rulos comunistas; esa estatura media, pero justa, bien justa; y esos brazos... cansados y derrotados, pesados por tanto andar y tanto tropezar, agobiados de tanto pedalear y seguir recibiendo palos... volví a sentir ese abrazo tuyo como si lo pudiera palpar... y sentí paz mamá... mucha paz. Gracias. Por cobijarme en tu abrazo, cada vez.

4 comentarios:

Mariposa dijo...

Hola! vengo de la mano de Xaj, hermosa la frescura de tu blog, seguirè leyèndote si no es molestia.
Saludos.

Alexia dijo...

Me identifico con tu vivencia, con tu forma de comunicación...

Al final las manos nunca se pueden olvidar...

fulano/martínvillarroel dijo...

...los abrazos, caricias con la fuerza necesaria, con hombros cuellos pelo y espalda, los abrazos...

Sweet Carolaina...Arengando a la Gilada...Por un mundo Menos Pedorro... dijo...

Bueno, nada que te voy a agregar...Si queres pasate por www.salvavidamente.blogspot.com
El camino de las flores, largo pero a mi me gusta... besos..