jueves, 15 de noviembre de 2007

Mi novia Poli

Poli es meditación, y es energía. Poli es pizza, es cerveza, es café, es coca, es handball, es grupo, es piojos y es divididos, es abasto, y es atenas. Poli es día y es noche, es mucha noche. Es llanto, y también abrazo, pero también carcajada. Poli es luz, y es tiniebla. Es historias y aventuras. Es Córdoba y es Buenos Aires, y sólo Poli es esas dos cosas juntas. Poli es desencuentro. Es mucho de eso. Y destiempo, además. Poli es domingos, y es familia. Poli es aciertos, y es cagadas. Poli es arroz, y es soja. Poli es filosofía, es música, y es cine. Poli es trabajo, estudio, mentira, y verdad. Es sonrisa, es viaje, es vacaciones. Poli es sahumerio, es tren, es bondi.

Poli fue muchas cosas que quizás ya no es. Fue mucho. Mucho.


Hoy, Poli es encuentro, y es un hermoso encuentro.


¡Viva!

1 comentario:

paula dijo...

nosotros los de antes ya no somos los mismos...agradescamos eso, pero no con el sentido de repudiar el pasado, si no de celebrarlo.hoy vivimos cosas diferentes y no tanto. pero es bueno saber que alla tan lejos y siempre tan cerca estas y en ese rinconcito vive la magia , porque el tiempo no existe y todo vuelve a empesar. nuestra esencia es eterna y despues de todo nos damos cuenta que no somos tan diferentes. estas ? quiero que sepas que sigo esperando encontrarte en cualquier esquina y se que un dia vas a aparecer como siempre con los brasos abiertos y el corazon dispuesta para recivir. te adoro